martes, 6 de septiembre de 2011

gifs


Los Sentimientos de un Amo    
 ¿Qué siente un Amo?, ¿Qué siente un Hombre Dominante?; pues es difícil explicar lo que se siente en cada momento, en cada gesto, palabra, mirada ... se siente mucho, intensamente, porque se "trabaja" la esencia en una relación entre Hombre y mujer: La entrega, pero una entrega absoluta (entrega < íntegra), sin condiciones, sin límites (claro que los hay pero no los pone la sumisa, un "buen" Amo debe saber donde están, en cada momento).

 Es obvio que me estoy refiriendo a una relación BDSM y no a unos simples juegos BDSM, en un encuentro esporádico (ahí los límites sí que deben estar establecidos) y también quiero aclarar que no me refiero solo al lado oscuro, sino también al lado "luminoso", que a veces (hablamos tanto del otro) se nos olvida que existe y que es tan importante o más que el otro (al menos yo me siento tan o más Amo cuando "juego" a ser malo que cuando abrazo y soy mimoso con mi sumisa; es más, creo que me gusta hacer de verdugo solo para poder ser, luego, "salvador" en una paradoja preciosa).

 Quiero decir, e intentaré resumir mis sentimientos en un símbolo que para mí es muy importante, que cuando abrazo a una mujer, me siento el hombre más fuerte y poderoso del mundo, mucho más que cuando le ato o azoto, que es un "poder" bastante facilón y, por tanto, para mí un mero medio o refuerzo del otro "poder" (poner en situación de desvalimiento, para poder proteger a tu sumisa).

 Porque, por encima de todo, un "Amo" o un Hombre Dominante (en relaciones sentimentales-sexuales con las mujeres), también propietario y Dueño, pero dueño que cuida de su "cosita" (¿qué dueño querría algo que perjudicara a su pertenencia más preciosa?).

 Y claro que siente miedo de no responder a las expectativas y sobre todo, a esa maravillosa forma de mirarte y de admirarte que tiene la sumisa, miedo de "pasarte" o de no llegar, de no darle lo que ella necesita o desea (aunque no lo sepa), pero es que, precisamente, es ahí cuando se produce el "milagro" y, si existe esa conexión que debe haber entre dos almas, te sientes seguro y "poderoso", pero no tanto por ti mismo (es curioso), que te sabes humano y con muchos defectos, el poder te viene, precisamente de ella, de la sumisa, de su entrega y confianza, de su "desvalimiento"; eso es lo que te hace sentirte seguro, protector, "el hombre más fuerte del mundo" al cuidar de ella.

 Como, por ejemplo nos sentimos también los padres y las madres, cuando cuidamos de nuestros hijos, porque ellos necesitan de esa seguridad y protección, y por eso somos capaces de crecernos en determinadas situaciones de riesgo, en las que, si no estuvieran ellos, seguramente nos moriríamos de miedo y saldríamos corriendo, pues bien, la relación paterno-filial es una relación DS, aunque no tenga contenido sexual, como también lo es la relación entre profesor-alumno o entre rey-vasallo ... pues bien, es algo así.
Autor: Pantaleon

( Extraído de la web de Esclava Sira )